Lanza de Dios BLOG

Inicio » Papa Francisco » No sólo maestros, sino testigos del seguir a Cristo

No sólo maestros, sino testigos del seguir a Cristo

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 952 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 274,703 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

papa-francisco-rezando13 de abril de 2015.- ”Vivir en Cristo según la forma de vida del Evangelio” ha sido el tema del congreso internacional para los formadores a la vida consagrada, celebrado en Roma del 7 al 11 de abril. Sus participantes, alrededor de 1.400, fueron recibidos en audiencia la mañana del sábado 11 de abril por el Papa Francisco que, notando cuántos eran exclamó: ”Al veros tan numerosos no se diría que hay una crisis vocacional” y resaltó a continuación la belleza y la importancia de la vida consagrada para el mundo y para la Iglesia.

No obstante, Francisco, señaló que la disminución cuantitativa en el número de vocaciones es innegable, y esto hace que sea aún más urgente la tarea de formación, manifestando además su convicción de que ”no hay crisis de vocaciones donde hay consagrados capaces de transmitir, a través de su propio testimonio, la belleza de la consagración. Y el testimonio es fecundo, si no hay testimonio, si no hay coherencia, no habrá vocaciones”. ”No seáis sólo maestros, sino sobre todo testigos del seguir a Cristo en el carisma propio -añadió- porque la misión y la tarea de los formadores es ”plasmar realmente en el corazón de los jóvenes el corazón de Jesús para que tengan sus mismos sentimientos”.

”En estos días de la Resurrección, la palabra que cuando rezaba resonaba más a menudo era ”Galilea”, allí ”donde todo empezó”, como dice San Pedro en su primer discurso -dijo el Papa a los formadores- Lo que sucedió en Jerusalén comenzó en Galilea. Y también nuestra vida comenzó en una Galilea…Cada uno de nosotros ha tenido la experiencia del ? encuentro con el Señor, ese encuentro que no se olvida, pero que tantas veces acaba cubierto por las cosas, por el trabajo, por las inquietudes y también por los pecados y la mundanidad. Para dar testimonio es necesario ir a menudo en peregrinación a la Galilea propia, retomar el estupor, la memoria de aquel encuentro para recomenzar desde allí. Porque si no se sigue este camino de la memoria corremos el peligro de quedarnos allí donde estamos y, también el de no saber porque estamos allí ”.

”La vida consagrada es hermosa -subrayó- es uno de los más preciados tesoros de la Iglesia, está arraigada en la vocación bautismal. Por eso es hermoso ser formadores, ya que es un privilegio participar en la obra del Padre, que forma el corazón del Hijo en aquellos a quien llama el Espíritu. A veces se puede sentir este servicio como una carga que nos sustrajera a algo más importante. Pero esto es un engaño, una tentación. Es importante la misión, pero es igualmente importante formar a la misión, a la pasión del anuncio, del ir a todas partes, a cada periferia, para contar a todos el amor de Jesucristo, especialmente a los alejados, decírselo a los jóvenes y a los pobres, y dejarse también evangelizar por ellos. Todo esto requiere una base sólida, una estructura cristiana de la personalidad que hoy las mismas familias rara vez pueden dar. Y esto aumenta vuestra responsabilidad”.

”No es cierto que los jóvenes de hoy sean mediocres o poco generosos -prosiguió- pero tienen necesidad de experimentar que “es más bienaventurado el que da que el que recibe”, que hay una gran libertad en una vida obediente, gran fecundidad en un corazón virgen, gran riqueza en no poseer nada. De ahí la necesidad de estar amorosamente atentos a la trayectoria de cada uno y de ser evangélicamente exigentes en todas las etapas del camino de formación, empezando por el discernimiento vocacional, para que la eventual crisis de cantidad no se traduzca en la mucho más grave crisis de calidad. Y este es el peligro. El discernimiento vocacional es importante: ? todos los que conocen la personalidad humana -psicólogos, padres o madres espirituales- nos dicen que los jóvenes que inconscientemente sienten que tienen…algún problema de desequilibrio o desviación, buscan también, insconcientemente, estructuras fuertes que los protejan, para protegerse a sí mismos. Y aquí está el discernimiento: en saber decir que no. Pero sin echarlos: no, eso no. ”Yo te acompaño: ve, ve”… Y como se acompaña en la vida la entrada, hay que acompañar también la salida, para que él o ella encuentren el camino de la vida, con la ayuda necesaria”.

”La formación inicial, ese discernimiento, es sólo el primer paso de un proceso destinado a durar toda la vida, y el joven debe ser formado en la libertad humilde e inteligente de dejarse educar por Dios Padre todos los días de la vida, en todas las edades, en la misión como en la fraternidad, en la acción como en la contemplación”.

”En esta misión -concluyó el Papa- no deben escatimarse ni tiempo ni energías. Y no os desaniméis cuando los resultados no coincidan con las expectativas. Es doloroso, cuando después de tres o cuatro años, viene un chico o una chica diciendo: ”No puedo. He encontrado otro amor que no va contra Dios, pero no puedo, me voy”. Es muy duro. Pero es también vuestro martirio. Y los fracasos, estos fracasos desde el punto de vista del formador, pueden favorecer el camino de vuestra formación continua. Y si a veces sentís que vuestro trabajo no se aprecia lo suficiente, sabed que Jesús os sigue con amor, y que toda la Iglesia está agradecida a vosotros”.

(VIS)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: