Lanza de Dios BLOG

Inicio » homilia del Papa » Las obras de misericordia están en el corazón de nuestra fe

Las obras de misericordia están en el corazón de nuestra fe

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 269,863 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran07012016Misa del Papa en la Domus Sanctae Marthae

7 de enero de 2016.- Las obras de misericordia están en el corazón de nuestra fe. Lo indicó el Santo Padre Francisco este jueves en la Misa matutina en la Domus Sanctae Marthae. Deteniéndose en la lectura de la Carta de San Juan apóstol, el Pontífice indicó que es necesario estar en guardia delante del mundanismo y de los espíritus que nos alejan de Dios.

“Permanecer en Dios es un poco como la respiración para la vida cristiana”. Un cristiano, continuó, “es quien permanece en Dios”, quien “tiene el Espíritu Santo y se deja guiar por Él”. De otro lado es necesario poner a “prueba los espíritus para entender si son de Dios. Y esta es la regla de la vida diaria que nos enseña Juan”.

Pero ¿qué significa “poner a prueba los espíritus?”. No se trata de ‘fantasmas’, sino de ver “qué sucede en mi corazón”, cuál es la raíz “de lo que estoy sintiendo ahora, y de dónde viene. Esto es poner a prueba para saber si lo que “siento viene de Dios” o viene de otro, “del anticristo”.

El mundanismo, recordó el Santo Padre, es “el espíritu que nos aleja del Espíritu de Dios que nos hace permanecer en el Señor”. Entonces, ¿cuál es el criterio para “tener buen discernimiento de lo que está sucediendo en mi alma?”.

El apóstol Juan da una sola: “Quien reconoce que Jesucristo vino en la carne, tiene el espíritu  de Dios, y todo espíritu que no reconoce a Jesús, no es de Dios”.

“El criterio es la Encarnación. Yo puedo sentir tantas cosas dentro, incluso cosas e ideas buenas. Pero si estas ideas buenas, estos sentimientos, no me conducen a Dios que se ha hecho carne, no me conducen al prójimo, al hermano, no son de Dios.

Por esta razón, Juan comienza este pasaje de su Carta diciendo: ‘Este es el mandamiento de Dios: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos recíprocamente’”

Podemos hacer “muchos planes pastorales”, imaginar nuevos “métodos para acercarnos a la gente”, pero “si no hacemos el camino de Dios que tomó carne, del Hijo de Dios que se hizo hombre para caminar con nosotros, no vamos por el buen espíritu: es el anticristo, es el mundanismo, es el espíritu del mundo”.

“¡Cuánta gente encontramos en la vida que parece espiritual!”. Pero no le hablemos de hacer obras de misericordia. ¿Por qué? “Porque las obras de misericordia son precisamente lo concreto de nuestra confesión, que el Hijo de Dios se ha hecho carne: visitar a los enfermos, dar de comer a quien no tiene comida, cuidar a los descartados… Obras de misericordia: ¿por qué? Porque cada hermano nuestro, que debemos amar, es carne de Cristo. Dios se ha hecho carne para identificarse con nosotros. Y con el que sufre, es Cristo quien sufre”.

“No le den fe a cada espíritu y estén atentos, pongan a la prueba a los espíritus para saber si provienen verdaderamente de Dios”.

Y Francisco subrayó que “el servicio al prójimo, al hermano, a la hermana que tiene necesidad”,  “incluso de un consejo, que tiene necesidad de ser escuchado”, también “estos son los signos de que vamos por el camino del buen espíritu, es decir, el camino del Verbo de Dios que se ha hecho carne”.

“Pidamos al Señor hoy –concluyó el Santo Padre– la gracia de conocer bien qué cosa sucede en nuestro corazón, qué cosa nos toca más: si el espíritu de Dios, que me lleva al servicio de los demás, o el espíritu del mundo que gira en torno a mí mismo, a mis cerrazones, a mis egoísmos, a tantas otras cosas… Pidamos la gracia de conocer qué cosa sucede en nuestro corazón”.

(ZENIT)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: