Lanza de Dios BLOG

Inicio » Cuaresma » A Dios no le interesa nuestro pasado

A Dios no le interesa nuestro pasado

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 950 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 269,987 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

ejercicios_espirituales_bendicion_eucaristica_adoracion10 de marzo de 2016.- El perdón de Dios es “amor auténtico” que impulsa al hombre a convertirse en “lo mejor que puede llegar a convertirse”. Así lo indicó el padre Ermes Ronchi en su séptima meditación de este miércoles por la tarde, en los ejercicios espirituales en los que participan el papa Francisco y los miembros de la Curia Romana con motivo de la Cuaresma. La reflexión surge de la pregunta de Jesús a la adúltera perdonada: “Entonces Jesús se levantó y le dijo: Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?”

A quien le gusta acusar, con los defectos de los otros cree que salva la verdad lapidando a los que se han equivocado. Y así nacen las guerras. Se generan conflictos “entre naciones, pero también en las instituciones eclesiásticas, en los conventos, en las oficinas” donde reglas, constituciones, decretos, se convierten en piedras “para lapidar a alguien”.

El pasaje de la adúltera ha sido ignorado durante siglos por las comunidades cristianas porque “escandalizaba la misericordia de Dios”. El predicador recordó que el nombre de la mujer adúltera no es revelado. “Representa a todos”, es aplastada por los poderes de muerte que expresan la opresión de los hombres sobre las mujeres. Los fariseos de cada época ponen el pecado “al centro de la relación con Dios” pero “la Biblia no es un fetiche o un tótem”: exige “inteligencia y corazón”.

Los poderes que no dudan en utilizar la vida humana y la religión “ponen a Dios contra el hombre”. Esta es “la tragedia del fundamentalismo religioso”. Así, el padre Ronchi explicó que “el Señor no soporta a los hipócritas, los de las máscaras, del corazón doble, los comediantes de la fe y no soporta a los acusadores y jueces”. Por otro lado, aseguró que el genio del cristianismo es sin embargo el abrazo entre Dios y el hombre. “No se oponen nunca”, “materia y espíritu se abrazan”.

El predicador de los ejercicios precisó que la enfermedad que más teme y combate Jesús es “el corazón de piedra” de los hipócritas: “violar un cuerpo, culpable o inocente, con las piedra o con el poder, es la negación de Dios que vive en esa persona”. El juicio contra la adúltera se ha convertido en “un boomerang contra la hipocresía de los jueces”. “Nadie puede lanzar la piedra, la tiraría contra sí mismo”.

A propósito de la adúltera, aseveró que Jesús se levanta para estar cerca de ella, en la proximidad, y le habla. Nadie le había hablado antes. “Su historia, su tormento íntimo no interesaban”. Sin embargo Jesús acoge la intimidad de esta alma. “La fragilidad es maestra de humanidad”, subrayó.

Y añadió el predicador: “es el cuidado de los frágiles, es el cuidado de los últimos, de los portadores de discapacidades y la atención a las piedras descartadas que indica el grado de civilización de un pueblo, no a los hechos de los fuertes y los poderosos”. A Jesús no le interesa el remordimiento sino la sinceridad del corazón. Su perdón es “sin condiciones, sin cláusulas, sin contrapartes”. El predicador recordó que Jesús se pone a sí mismo en el lugar de todos los condenados, de todos los pecadores. Rompe la “cadena maléfica” unida a la idea de “un Dios que condena y se venga, justificando la violencia”.

El corazón del pasaje no es el pecado a condenar o perdonar. En el centro no está el mal sino “un Dios más grande que nuestro corazón” que no banaliza la culpa sino que hace salir de nuevo al hombre de donde se ha detenido. Abre senderos, lo pone de nuevo sobre el camino justo, hace dar un paso adelante, “abre el futuro”.
Jesús –dijo el predicador– hace una “revolución radical” alterando el orden del eje vertical con “un Dios juez y castigador por encima de todos”.

Un Dios –añadió– desnudo, en la cruz, que perdona, será el gesto conmovedor y necesario para desactivar el fusible de las bombas infinitas sobre las que está sentada la humanidad. “No el Dios omnipotente, sino el Abba omni-amante. Ya no el dedo que apunta, sino el que escribe sobre la piedra del corazón: yo te amo”.

El predicador,  padre Ronchi, recordó las palabras de Jesús “ve y de ahora en adelante no peques más”. Son las palabras que bastan para cambiar una vida. Lo que está detrás ya no importa. Ahora lo que cuenta es el futuro. “El posible bien cuenta más que el mal de ayer”, aseguró. Dios perdona “no como un olvidadizo, sino como un liberador”. El perdón no esbuenismo, “sino poner de nuevo en camino una vida”.

En la conclusión de la predicación, el padre observó que muchas personas viven “como en una cadena perpetua interior”, aplastados por los sentimientos de culpabilidad por los errores del pasado. Pero “Jesús abre las puertas de nuestra prisión, desmonta la  horca sobre la que a menudo nos dejamos a nosotros mismos y a los otros”. Al Señor no le interesa el pasado, es el Dios del futuro. Las palabras de Jesús y sus gestos “rompen los esquemas buenos/malos, culpables/inocentes”. Al ojo que ve el pecado “se le pide ver el sol: la luz es más importante que la oscuridad, el grano vale más que la cizaña, el bien pesa más que el mal”.

(ZENIT)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: