Lanza de Dios BLOG

Inicio » Mensaje del Papa » Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli (28.03.2016)

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli (28.03.2016)

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 950 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 269,988 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

francisco_angelusLunes 28 de marzo de 2016

LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA

Queridos hermanos y hermanas:

En este Lunes después de Pascua, llamado «Lunes del Ángel», nuestros corazones todavía están llenos de la alegría de la Pascua. Tras el tiempo de Cuaresma, tiempo de penitencia y de conversión, que la Iglesia ha vivido con particular intensidad en este Año Santo de la Misericordia, tras las atrayentes celebraciones del Santo Triduo; nos encontramos hoy ante la tumba vacía de Jesús, y meditamos con estupor y gratitud el gran misterio de la resurrección del Señor.

La vida ha vencido a la muerte. ¡La misericordia y el amor han vencido sobre el pecado! Existe la necesidad de la fe y la esperanza de abrir este nuevo horizonte maravilloso. Y nosotros sabemos que la fe y la esperanza son un don Dios, y debemos decirle: “Señor, dame fe y dame esperanza. ¡Tenemos tanta necesidad!”.  Dejémonos impregnar por las emociones que resuenan en la secuencia de Pascua: «Sabemos por tu gracia que estás resucitado». ¡El Señor está resucitado en medio de nosotros! Esta verdad marcó de modo indeleble la vida de los Apóstoles, que después de la resurrección, sintieron una vez más la necesidad de seguir a su Maestro y, recibido el Espíritu Santo, fueron sin miedo a anunciar a cada uno lo que habían visto con sus propios ojos y los que habían experimentado personalmente.

En este Año jubilar estamos llamados a redescubrir y a acoger con especial intensidad el consolador anuncio de la resurrección: «Resucitó de veras mi amor y mi esperanza». Si Cristo ha resucitado, podemos mirar con ojos y con corazón nuevos todo acontecimiento de nuestra vida, también los más negativos. Los momentos de oscuridad, de fracaso y de pecado pueden transformase y anunciar un camino nuevo. Cuando hemos tocado el fondo de nuestra miseria y de nuestra debilidad, Cristo resucitado nos da la fuerza para volvernos a levantar. Si nos encomendamos a Él, su gracia nos salva. El Señor crucificado y resucitado es la revelación plena de la misericordia, presente y activa en la historia. He aquí el mensaje pascual que resuena aún hoy y que resonará durante todo el tiempo de Pascua hasta Pentecostés.

Testimonio silencioso de los acontecimientos de la pasión y de la resurrección de Jesús fue María. Ella estaba de pie junto a la cruz: no se dobla frente al dolor, pero su fe se ha hecho más fuerte. En su corazón roto de madre siempre ha estado la llama de la esperanza. Le pedimos que nos ayude también a nosotros a acoger en plenitud el anuncio pascual de la resurrección, para encarnarlo en lo concreto de nuestra vida cotidiana.

Que la Virgen María nos otorgue la certeza de fe, para que cada paso sufrido de nuestro camino, iluminado por la luz de la Pascua, sea bendición y alegría para nosotros y para los demás, en especial para los que sufren a causa del egoísmo y de la indiferencia.

Invoquémosla, por lo tanto  con fe y devoción, con el Regina Caeli, la oración que sustituye al Ángelus durante todo el tiempo de Pascua.

Regina Caeli…


 

LLAMAMIENTO

Queridos hermanos y hermanas:

Ayer, en el centro de Pakistán, la Santa Pascua ha sido ensangrentada por un execrable atentado, que ha provocado una matanza de tantas personas inocentes, en su mayoría familias de la minoría  cristiana –especialmente mujeres y niños– reunidas en un parque público para trascurrir con alegría la festividad pascual. Deseo manifestar mi cercanía a cuantos han sido golpeados por este crimen vil e insensato, e invito a rezar al Señor por las numerosas víctimas y por sus seres queridos. Hago un llamamiento a las Autoridades civiles y a todos los componentes sociales de aquella nación, a fin de que realicen todos los esfuerzos para volver a dar seguridad y serenidad a la población y, de modo especial, a las minorías religiosas más vulnerables. Repito una vez más que la violencia y el odio homicida sólo conducen al dolor y a la destrucción; el respeto y la fraternidad son el único camino para llegar a la paz. Que la Pascua del Señor suscite en nosotros, de manera aún más fuerte, la oración a Dios a fin de que se detengan las manos de los violentos, que siembran terror y muerte, y para que en el mundo puedan reinar el amor, la justicia y la reconciliación. Oremos todos por los fallecidos en este atentado, por sus familiares, por las minorías cristianas y étnicas de aquella nación: Ave María…


SALUDOS

En esta prolongación del clima pascual, os saludo cordialmente a todos vosotros, peregrinos venidos de Italia y de diversas partes del mundo para participar en este momento de oración. Acordaos siempre de esa bella expresión de la Liturgia: “Resucitó de veras mi amor y mi esperanza”.

A cada uno os deseo que transcurra con alegría y serenidad esta Semana en la que se prolonga la alegría de la Resurrección de Cristo. Nos hará bien, para vivir más intensamente este período, leer cada día un pasaje del Evangelio en el que se habla del evento de la Resurrección. En cinco minutos, no más, se puede leer un pasaje del Evangelio. ¡Recordad esto!

¡Feliz y Santa Pascua a todos! Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Buon pranzo e arrivederci!


Traducción de Iglesiaactualidad a partir del texto original en italiano distribuido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: