Lanza de Dios BLOG

Inicio » Audiencias de los miercoles » Audiencia General 30/03/2016: El perdón de Dios da la dignidad de levantarse

Audiencia General 30/03/2016: El perdón de Dios da la dignidad de levantarse

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 947 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 258,935 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran_audiencia30 de marzo de 2016.- Con la meditación del salmo 51 [50], el llamado “Miserere”, el Santo Padre Francisco ha concluido esta mañana las catequesis sobre la misericordia en el Antiguo Testamento. Se trata de un salmo penitencial que según una antigua tradición judía expresa el arrepentimiento del rey David después de su adulterio con Betsabé y el asesinato de su marido, el hitita Urías. El profeta Natán desvela al monarca su culpa y le ayuda a reconocerla.

“Y en eso David fue humilde, fue grande -dijo el Papa a los treinta mil fieles que participaban en la audiencia general en la Plaza de San Pedro- No era un pecado ligero el que había cometido, no era una mentira: había adulterado y había asesinado”. Pero el rey, que confía en Dios, se humilla sin temor de confesar su culpa ni de mostrar su miseria porque está convencido de la misericordia del Señor.

Así, la invocación del salmo, se dirige al Dios de la misericordia para que “movido por un amor tan grande como el de un padre o el de una madre se apiade… es decir, muestre su favor con benevolencia y comprensión. Es un fuerte llamamiento al Señor, el único que puede liberar del pecado… que manifiesta cual es el anhelo más profundo del ser humano, lo que realmente necesita en su vida: ser perdonado, verse libre del mal y de sus consecuencias de muerte”. “Desgraciadamente -añadió Francisco- la vida nos hace experimentar tantas veces esas situaciones; y ante todo cuando las atravesamos debemos confiar en la misericordia de Dios: Dios es más grande que nuestro pecado…Dios es más grande que todos los pecados que podamos cometer… Y su amor es un océano en el que podemos sumergirnos sin miedo de ahogarnos. Perdonar, para Dios, significa darnos la certeza de que no nos abandona nunca, cualquier cosa sea lo que nos reprochemos, El es siempre más grande que todo”.

“En este sentido, el que reza con este salmo busca el perdón, confiesa su culpa, pero al reconocerla, celebra la justicia y la santidad de Dios. Y además, pide gracia y misericordia. El salmista sabe.. que el perdón divino es sumamente eficaz…porque no tapa el pecado: lo destruye y lo elimina desde la raíz.. Por eso el penitente se vuelve puro”. “Nosotros, pecadores, con el perdón -reiteró Francisco- nos convertimos en criaturas nuevas…Ahora empieza una realidad nueva para nosotros: un corazón nuevo, un espíritu nuevo, una vida nueva. Nosotros, los pecadores perdonados, que hemos recibido la gracia divina, podemos incluso enseñar a los demás a no pecar más”.

“Pero padre, yo soy débil -ejemplificó el Papa- yo caigo…Pues si caes, levántate. Cuando un niño se cae… alza la mano hacia su madre o hacia su padre para que lo levante. Hagamos lo mismo. Si tu caes en el pecado por debilidad, levanta la mano: el Señor la tomará y te ayudará a alzarte. Esta es la dignidad del perdón de Dios. La dignidad que nos da el perdón de Dios es la de levantarnos, la de ponernos siempre de pie porque El creó al hombre y a la mujer para que estuvieran en pie”.

“El perdón de Dios es lo que necesitamos todos y es la señal más grande de su misericordia -concluyó el Pontífice- Un don que todo pecador perdonado está llamado a compartir con cada hermano o hermana que encuentra…Es hermoso ser perdonado, pero tu también, si quieres ser perdonado, perdona a tu vez. Perdona”.

(VIS)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: