Lanza de Dios BLOG

Inicio » homilia del Papa » Homilía del Papa Francisco: La santidad personal es una gracia

Homilía del Papa Francisco: La santidad personal es una gracia

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 948 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 260,803 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran29052015

Martes 24 de mayo de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Martes de la VIII semana del Tiempo Ordinario

La santidad no se compra. Ni la ganan las mejores fuerzas humanas. No, la santidad sencilla de todos los cristianos, la nuestra, la que debemos lograr todos los días, es un camino que solo se puede recorrer si la sostienen cuatro elementos imprescindibles: valentía, esperanza, gracia y conversión.

Es lo que vemos en la primera lectura de hoy (1Pe 1,10-16), que es como un pequeño tratado sobre la santidad, que es, ante todo, caminar en la presencia de Dios de modo irreprensible. Caminar: la santidad es un camino, la santidad no se puede comprar ni vender. Tampoco se regala. La santidad es un camino en la presencia de Dios, que tengo que hacer yo: no puede hacerlo otro en mi nombre. Yo puedo rezar para que otro sea santo, pero el camino debe hacerlo él, no yo. Caminar en la presencia de Dios de modo irreprensible. Hoy diré algunas palabras que nos enseñen cómo es la santidad de cada día, esa santidad –digamos– incluso anónima.

Primero valentía. El camino hacia la santidad requiere valentía. El Reino de los Cielos es para los que tienen el valor de ir adelante, y esa valentía se mueve por laesperanza, la segunda palabra del viaje que lleva a la santidad. La valentía que espera en un encuentro con Jesús. Luego está el tercer elemento, cuando Pedro escribe: Poned toda vuestra esperanza en la gracia. La santidad no podemos hacerla nosotros solos. No, es unagracia. Ser bueno, ser santo, avanzar todos los días un poco en la vida cristiana es una gracia de Dios, y debemos pedirla. Así pues, la santidad es un camino que hay que hacer con valentía, con esperanza y con la disponibilidad de recibir esa gracia. ¡Es tan bonito el capítulo 11 de la Epístola a los Hebreos! –leedlo–; cuenta el camino de nuestros padres, de los primeros llamados por Dios. Y cómo fueron adelante. De nuestro padre Abraham dice: Y salió sin saber a dónde iba (Hb 11,8), con esperanza.

En su carta, Pedro pone de relieve la importancia de un cuarto elemento. Cuando invita a sus interlocutores a no conformarse a los deseos que teníais antes, les anima esencialmente a cambiar su corazón por dentro, en una continua, diaria labor interior: la conversión de todos los días. Pero, Padre, es que yo para convertirme tengo que hacer mucha penitencia, darme una paliza… No, no, no: pequeñas conversiones. Por ejemplo, si eres capaz de no hablar mal de otro, estás en el buen camino de ser santo. ¡Es así de fácil! Yo sé que vosotros nunca habláis mal de otros, ¿verdad? Pues eso, cosas pequeñas… Es que tengo ganas de criticar al vecino, al compañero de trabajo: ¡muérdete la lengua! Se hinchará un poco la lengua, pero vuestro espíritu será más santo, en ese camino. Nada de grandes mortificaciones: no, cosas sencillas. El camino de la santidad es sencillo. Y no volver atrás, sino avanzar siempre. Y con fortaleza. Que así sea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: