Lanza de Dios BLOG

Inicio » homilia del Papa » Evangelizar no es una función, es testimonio de vida

Evangelizar no es una función, es testimonio de vida

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 950 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 269,988 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

untitled2

Viernes 9 de septiembre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Viernes de la XXIII semana del Tiempo Ordinario

¿Qué significa evangelizar y cómo podemos hacerlo? Lo trata la Primera Carta de San Pablo a los Corintios (1Cor 9,16-19.22b-27). ¿Qué significa dar testimonio de Cristo? En primer lugar, ¿qué no es evangelizar?: reducirlo a una función. Desgraciadamente, aún hoy se ven cristianos que viven el servicio como una función. Laicos y sacerdotes que alardean de lo que hacen. Eso es vanagloria: me enorgullezco. Es reducir precisamente el Evangelio a una función o incluso a un alarde: Voy a evangelizar y traigo a muchos a la Iglesia. Hacer proselitismo: también es alardear. Evangelizar no es hacer proselitismo. Es decir, ni es dar un paseo, ni es reducir el Evangelio a una función, ni es hacer proselitismo: eso no es evangelizar. Es lo que dice Pablo aquí: Predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio; es como una necesidad que se me impone. Un cristiano tiene la obligación —¡con fuerza!—, como una necesidad de llevar el nombre de Jesús, desde su propio corazón.

Anunciar el Evangelio no puede ser un alarde, sino —como nos exhorta San Pablo— una obligación. Entonces, ¿cuál es el estilo de la evangelización? ¿Cómo puedo estar seguro de no estar dando un paseo, de no estar haciendo proselitismo y de no estar reduciendo la evangelización a un funcionalismo? El estilo es hacerse todo para todos. El estilo es ir y compartir la vida de los demás, acompañar; acompañar en el camino de la fe, hacer crecer en el camino de la fe. Debemos ponernos en las condiciones del otro. Si está enfermo, acércate, no le molestes con argumentos, estar cerca, asistirlo, ayudarlo. Se evangeliza con esa actitud de misericordia: hacerse todo para todos. Es el testimonio que lleva la Palabra. Durante el almuerzo que tuve con algunos jóvenes de la JMJ de Cracovia, un chico me preguntó qué decir a un amigo suyo ateo. ¡Es una buena pregunta! Todos conocemos gente alejada de la Iglesia: ¿qué tenemos que decirles? Yo le respondí: Mira, ¡lo último que debes hacer es decirle algo! Comienza a hacer y él verá lo que haces y te preguntará; y cuando te pregunte, tú se lo dices. Evangelizar es dar testimonio: yo vivo así, porque creo en Jesucristo; yo despierto en ti la curiosidad de la pregunta ¿por qué haces estas cosas? Porque creo en Jesucristo y anuncio a Jesucristo y no solo con la palabra —¡que hay que anunciarlo con la palabra!—, sino con la vida. Eso es evangelizar, y también eso se hace gratuitamente, porque hemos recibido gratuitamente el Evangelio. La gracia, la salvación ni se compra ni se vende: ¡es gratis! Y gratis hemos de darla.

Hoy recordamos a San Pedro Claver, un misionero que fue a anunciar el Evangelio. Quizá él pensaba que su futuro sería predicar: pero en su futuro el Señor le pidió estar cerca, junto a los descartados de aquel tiempo, los esclavos, los negros que llegaban allí desde África, para ser vendidos. Y este hombre no se dio un paseo, diciendo que evangelizaba; ni redujo la evangelización a un funcionalismo ni a un proselitismo: anunció a Jesucristo con los gestos, hablando a los esclavos, viviendo con ellos, ¡viviendo como ellos! ¡Y como él, en la Iglesia hay muchos! Tantos que renuncian a sí mismos para anunciar a Jesucristo. También todos nosotros, hermanos y hermanas, tenemos la obligación de evangelizar, que no es tocar a la puerta del vecino o la vecina y decirle: ¡Cristo ha resucitado! Es vivir la fe, es hablar con mansedumbre, con amor, sin ganas de convencer a nadie, sino gratuitamente. Es dar gratis lo que Dios me ha dado gratis: eso es evangelizar. Que así sea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: