Lanza de Dios BLOG

Inicio » homilia del Papa » Docilidad al Espíritu Santo para crecer y transformar

Docilidad al Espíritu Santo para crecer y transformar

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 947 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 258,936 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran04022016

Martes 25 de octubre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Martes de la XXX semana del Tiempo Ordinario

Bienaventurados los que caminan en la Ley del Señor. La Ley no es solo para estudiarla, sino para “caminarla”. La Ley es para la vida, para ayudar a hacer el Reino, hacer la vida. Hoy el Señor nos dice que también el Reino está en camino.

¿Qué es el Reino de Dios? A lo mejor consideramos que el Reino de Dios es una estructura muy bien hecha, con todo ordenado, organigramas bien hechos…, y lo que no entre ahí, no está en el Reino de Dios. ¡No! Con el Reino de Dios pasa lo mismo que puede pasar con la Ley: el fijismo, la rigidez… La Ley es para caminarla, el Reino de Dios está en camino. No está quieto. Es más, el Reino de Dios se hace todos los días.

Jesús habla en sus parábolas de cosas de la vida diaria: la levadura —que no se queda en levadura, porque al final se mezcla con la harina—, está en camino y hace el pan. Y la semilla, que tampoco se queda en semilla, porque muere y da vida al árbol. Levadura y semilla están en camino para hacer otra cosa, y para hacerlo mueren. No es cuestión de pequeñez —¿es poca cosa o gran cosa?—, es un problema de camino, y en el camino sucede la transformación.

Uno que ve la Ley y no camina, tiene una postura fija, una actitud de rigidez. ¿Cuál es la actitud que el Señor nos pide para que el Reino de Dios crezca y sea pan para todos y también casa para todos? ¡La docilidad! El Reino de Dios crece con la docilidad a la fuerza del Espíritu Santo. La harina deja de ser harina y se convierte en pan, porque es dócil a la fuerza de la levadura; y la levadura se deja mezclar con la harina… No sé, la harina no tiene sentimientos, pero dejarse mezclar se puede pensar como un sufrimiento, ¿no? Y luego se deja cocinar, ¿verdad? Pues también el Reino crece así, y al final es comida para todos. La harina es dócil a la levadura y crece; pues el Reino de Dios es así: el hombre y la mujer dóciles al Espíritu Santo crecen y son don para todos. También la semilla es dócil para ser fecunda, y pierde su entidad de semilla y se convierte en otra cosa, mucho más grande: se trasforma. Así es el Reino de Dios: en camino: en camino hacia la esperanza, en camino hacia la plenitud.

El Reino de Dios se hace todos los días con la docilidad al Espíritu Santo, que es el que une nuestra pequeña levadura o la pequeña semilla con su fuerza, y los transforma para hacer crecer. En cambio, si no caminamos, nos volvemos rígidos y la rigidez nos hace huérfanos, sin Padre. El rígido solo tiene dueños, no un padre. El Reino de Dios es como una madre que crece y fecunda, se da a sí misma para que los hijos tengamos comida y casa, según el ejemplo del Señor. Hoy es un día para pedir la gracia de la docilidad al Espíritu Santo. Muchas veces somos dóciles a nuestros caprichos, a nuestros juicios: Yo hago lo que me da la gana. Así no crece el Reino, ni crecemos nosotros. Será la docilidad al Espíritu Santo la que nos hará crecer y transformar, como la levadura y la semilla. Que el Señor nos dé a todos esta gracia de la docilidad. Que así sea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: