Lanza de Dios BLOG

Inicio » Adviento » Homilia del Papa Francisco. Martes III de Adviento (A): Pastores, también de los descartados

Homilia del Papa Francisco. Martes III de Adviento (A): Pastores, también de los descartados

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 952 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 274,703 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran13122016

Martes 13 de diciembre de 2016

Homilía del Santo Padre Francisco
Martes de la III semana de Adviento
Memoria de Santa Lucía, virgen y mártir

En el Evangelio de hoy (Mt 21,28-32) el Señor se dirige a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos del pueblo. Tenían la autoridad jurídica, moral, religiosa…, lo decidían todo. Anás y Caifás, por ejemplo, juzgaron a Jesús, y también fueron los sacerdotes y los jefes los que decidieron matar a Lázaro, y todavía más, a ellos fue Judas para negociar, y así fue vendido Jesús. Llegaron a un estado de prepotencia y tiranía con el pueblo, instrumentalizando la ley. Pero una ley que ellos rehicieron muchas veces: tantas que llegaron a 500 mandamientos. ¡Todo estaba regulado, todo! Una ley científicamente construida, porque esa gente era sabia, sabían mucho. Y tenían todos esos matices. Pero era una ley sin memoria: habían olvidado el Primer Mandamiento que Dios dio a nuestro padre Abraham: Camina en mi presencia y sé irreprensible.

Así que olvidaron los Diez Mandamientos de Moisés, con una ley hecha por ellos, intelectualizada, sofisticada, casuística. Eliminan la ley hecha por el Señor, y les falta la memoria que une el hoy a la Revelación. Y su víctima, como lo fue Jesús, es cada día el pueblo humilde y pobre que confía en el Señor, esos que son descartados, que conocen el arrepentimiento, aunque no cumplan la ley, y sufren esas injusticias. Se sienten condenados, abusados por quien es vanidoso, orgulloso, soberbio. Uno de esos descartes fue Judas. Judas fue un traidor, pecó malamente. Pecó fuerte. Pero luego el Evangelio dice: Arrepentido, fue a devolver el dinero (Mt 27,3). ¿Y ellos qué hicieron? Pero si tú has sido nuestro socio, quédate tranquilo… nosotros tenemos el poder de perdonarte todo. ¡No! Le contestaron: ¡Allá tú! ¡Apáñate como puedas! ¡Es un problema tuyo! Y lo dejaron solo: ¡descartado! El pobre Judas traidor y arrepentido no fue acogido por los pastores… porque habían olvidado lo que era un pastor. Eran los intelectuales de la religión, los que tenían el poder, los que daban la catequesis al pueblo con una moral hecha por su inteligencia y no por la revelación de Dios.

Un pueblo humilde, descartado y golpeado por esa gente. También hoy, en la Iglesia, pasan esas cosas. Hay ese espíritu de clericalismo, en el que los clérigos se sienten superiores, y se alejan de la gente, no tienen tiempo para escuchar a los pobres, a los que sufren, a los encarcelados, a los enfermos. ¡El mal del clericalismo es una cosa muy fea! Es una nueva edición de esa gente. Y la víctima es la misma: el pueblo pobre y humilde, que espera en el Señor. El Padre siempre ha intentado acercarse a nosotros: envió a su Hijo. Estamos esperando, en espera gozosa, exultantes. Pero el Hijo no entró en el juego de esa gente: el Hijo fue con los enfermos, los pobres, los descartados, los publicanos, los pecadores y —¡es escandaloso esto!— las prostitutas. También hoy Jesús nos dice a todos, incluso a los que son seducidos por el clericalismo: En verdad os digo que los publicanos y las prostitutas van por delante de vosotros en el reino de Dios (Mt 21,31).

Anuncios

1 comentario

  1. […] a través de Homilia del Papa Francisco. Martes III de Adviento (A): Pastores, también de los descartados — La… […]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: