Lanza de Dios BLOG

Inicio » Ciclo A » Homilía del Papa Francisco. Jueves después de Ceniza: La brújula del cristiano

Homilía del Papa Francisco. Jueves después de Ceniza: La brújula del cristiano

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 948 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 260,899 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran23022016

Jueves 2 de marzo de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves después de Ceniza

Al principio de la Cuaresma resuena fuertemente la invitación a convertirse. Precisamente la liturgia de hoy nos plantea esa exhortación antes tres realidades: el hombre, Dios y el camino.

La primera realidad del hombre es la de escoger entre el bien y el mal (cfr. Dt 30,15-20). Dios nos ha hecho libres, y la decisión es nuestra, pero no nos deja solos, nos señala la senda del bien con los Mandamientos.

Luego está la realidad de Dios. Para los discípulos era difícil de entender la vía de la cruz de Jesús (cfr. Lc 9,22-25). Porque Dios asumió toda la realidad humana, menos el pecado. No hay Dios sin Cristo. Un dios sin Cristo, desencarnado, no es un dios real. La realidad de Dios es Dios hecho Cristo, por nosotros, para salvarnos. Y cuando nos alejamos de esa realidad y nos alejamos de la Cruz de Cristo, de la verdad de las llagas del Señor, entonces nos alejamos también del amor, de la caridad de Dios, de la salvación, y acabamos por una senda ideológica de Dios, lejana: ya no es Dios quien viene a nosotros ni se hace cercano para salvarnos ni muere por nosotros. Esta es la segunda realidad, la realidad de Dios. Recuerdo el diálogo entre un agnóstico y un creyente, que recoge un escritor francés del siglo pasado. El agnóstico de buena voluntad preguntaba al creyente: No sé cómo voy a poder… para mí el problema es cómo Cristo es Dios: no puedo entender eso. ¿Cómo Cristo es Dios? Y el creyente respondió: Pues para mí eso no es ningún problema. El problema sería si Dios no se hubiese hecho Cristo. Esta es la realidad de Dios: Dios hecho Cristo, Dios hecho carne, y ese es el fundamento de las obras de misericordia. Las llagas de nuestros hermanos son las llagas de Cristo, son las llagas de Dios, porque Dios se hizo Cristo. No podemos vivir la Cuaresma sin esta realidad. Tenemos que convertirnos no a un Dios abstracto sino al Dios concreto que se hizo Cristo.

Finalmente, está la tercera realidad, la del camino. Jesús dice: Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. La realidad del camino es la de Cristo: seguir a Cristo, hacer la voluntad del Padre, como Él, tomar las cruces de cada día y negarse a sí mismo para seguir a Cristo. No hacer lo que yo quiero, sino lo que quiere Jesús; seguir a Jesús. Y Él habla de que por ese camino perdemos la vida, para ganarla después; es un continuo perder la vida, perder el capricho de lo que yo quiero, perder las comodidades, estar siempre en el camino de Jesús que estaba al servicio de los demás, a la adoración de Dios. Ese es el camino correcto.

El único camino seguro es seguir a Cristo crucificado: ¡el escándalo de la Cruz! Y estas tres realidades, el hombre, Dios y el camino, son la brújula del cristiano que no quiera equivocarse de camino. Que así sea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: