Lanza de Dios BLOG

Inicio » Ciclo A » Homilia del Papa Francisco, Jueves de la V semana de Cuaresma: Dios es fiel a su alianza

Homilia del Papa Francisco, Jueves de la V semana de Cuaresma: Dios es fiel a su alianza

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 947 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 258,931 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

fran15032016

Jueves 6 de abril de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves de la V semana de Cuaresma

Abrahán, es el centro de la liturgia de hoy. En la primera lectura (Gn 17,3-9) se narra la alianza que Dios hizo con Abrahán, a quien, en el Evangelio (Jn 8,51-59), llaman padre Jesús y los fariseos, porque es quien empezó a engendrar a este pueblo que hoy es la Iglesia. Abrahán se fía, obedece, cuando es llamado a irse a otra tierra que recibiría en herencia. Hombre de fe y esperanza, cree cuando se le dice que tendrá un hijo a los 100 años, con su mujer estéril: creyó contra toda esperanza. Si alguno describiera la vida de Abrahán, a lo mejor diría: Era un soñador. Y algo de soñador tenía, sí, pero del sueño de la esperanza, porque no estaba loco.

Puesto a prueba, después de tener al hijo, cuando éste ya es adolescente, se le pide ofrecerlo en sacrificio: obedeció y siguió adelante contra toda esperanza. Ese es nuestro padre Abrahán, el que va adelante, adelante, adelante. Por eso, Jesús dice que cuando Abrahán vio su día, vio a Jesús, se llenó de alegría. Sí: lo vio en la promesa y tuvo esa alegría de ver la plenitud de la promesa de la alianza, la alegría de ver que Dios no le había engañado, que Dios –como hemos repetido en el salmo– es siempre fiel a su alianza. El mismo Salmo responsorial (Sal 104) invita a recordar sus prodigios. Esto para nosotros, estirpe de Abrahán, es como cuando pensamos en nuestro padre que ya murió, y recordamos las cosas buenas de papá, y decimos: “¡Qué grande era papá!”.

El pacto, por parte de Abrahán, consiste en haber obedecido siempre. Por parte de Dios, la promesa es ser padre de muchedumbre de pueblos. Ya no te llamarás Abrán, sino Abrahán, le dice el Señor. Y Abrahán creyó. Luego, en otro diálogo del Génesis, Dios le dice que su descendencia será numerosa como las estrellas del cielo y la arena de la orilla del mar. Y hoy podemos decir: Yo soy una de esas estrellas. Yo soy un grano de aquella arena.

Así pues, entre Abrahán y nosotros, está la historia del Padre de los Cielos y de Jesús que, por eso, dice a los fariseos: Abrahán, vuestro padre, saltaba de gozo pensando ver mi día; lo vio, y se llenó de alegría. Este es el gran mensaje, y la Iglesia hoy invita precisamente a detenerse y mirar nuestras raíces, a nuestro Padre que nos hizo pueblo, cielo lleno de estrellas, playas llenas de granos de arena. Mirar la historia: yo no estoy solo, soy un pueblo. Vayamos juntos. La Iglesia es un pueblo. Pero un pueblo soñado por Dios, un pueblo que tuvo un padre en la tierra que obedeció, y tenemos un hermano que dio su vida por nosotros, para hacernos pueblo. Así podemos mirar al Padre, y agradecer; mirar a Jesús, y agradecer; y mirar a Abrahán y a nosotros, que somos parte del camino.

Hagamos de hoy un día de la memoria, porque en esa gran historia, de Dios y de Jesús, está la pequeña historia de cada uno de nosotros. Os invito a dedicar hoy cinco o diez minutos, sentados, sin radio, sin televisión; sentados, a pensar en la propia historia: bendiciones y desastres, todo; gracias y pecados: todo. Y ver la fidelidad de ese Dios que permanece fiel a su alianza, fiel a la promesa que hizo a Abrahán, fiel a la salvación que prometió en su Hijo Jesús. Estoy seguro de que, entre las cosas quizá feas –porque todos las tenemos, tantas cosas feas en la vida–, si hoy hacemos esto, descubriremos la belleza del amor de Dios, la belleza de su misericordia, la belleza de la esperanza. Y estoy seguro de que todos nos llenaremos de alegría. Que así sea.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: