Lanza de Dios BLOG

Inicio » homilia del Papa » Santa Misa del día en la Pascua de Resurrección – Homilía del Santo Padre

Santa Misa del día en la Pascua de Resurrección – Homilía del Santo Padre

Mapa de Visitas

Map

Recursos Adviento

“Respuestas para defender la Fe”

¿Que dice la Iglesia Católica sobre el New Age? Yoga, Reiki …

Jesucristo Portador del Agua de la Vida – La fe Cristiana sobre la Nueva Era

Una reflexión cristiana ante la “Nueva Era”

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 947 seguidores

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter

Categorías

Familia

Testimonios

Carta Apostólica “Misericordia et Misera”

JUBILEO DE LA MISERICORDIA

TEXTOS, HOMILIAS Y DISCURSOS DEL PAPA FRANCISCO EN LA JMJ16

Exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor)

Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española 2016-2020

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’

Bula ‘Misericordiae Vultus’

Papa Francisco

POPULAR EN LA RED

Blogueros con el Papa

Blogueros con el Papa

Visitas al Blog

  • 258,703 Visitas

Aviso de Lanza de Dios Blog

Gran parte del contenido ha sido exclusivamente sacado de sitios públicos de Internet, por lo que este material es considerado de libre distribución. En ningún artículo legal se menciona la prohibición de material libre por lo que esta página no infringe en ningún caso la ley.Si alguien tiene alguna duda o problema al respecto, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

francisco_pascua2017

16 de abril de 2017.- A las 10 horas de hoy, Domingo de Pascua de Resurrección, el Santo Padre Francisco ha presidido, en la lonja de la Basílica Vaticana, la solemne celebración de la Misa del día.

En la celebración, que ha comenzado con el rito del “Resurrexit”, han participado fieles romanos y peregrinos provenientes de todas las partes del mundo con motivo de las fiestas pascuales.

Ofrecemos a continuación el texto de la homilía que el Papa Francisco ha pronunciado durante la Santa Misa, tras la proclamación del Santo Evangelio:

Homilía del Santo Padre

Hoy la Iglesia repite, canta, grita: “Jesús ha resucitado”. Pero, ¿cómo es esto? Pedro, Juan, las mujeres fueron al sepulcro y estaba vacío, Él no estaba. Fueron con el corazón cerrado de la tristeza, la tristeza de una derrota: el Maestro, su Maestro, aquel que tanto amaban ha sido justiciado, ha muerto. Y de la muerte no se regresa. Esta es la derrota, este es el camino de la derrota, el camino hacia el sepulcro. Pero el ángel les dice: “No está aquí, ha resucitado”. El primer anuncio: “Ha resucitado”.

Después la confusión, el corazón cerrado, las apariciones. Los discípulos permanecieron toda la jornada en el Cenáculo, porque tenían miedo que les sucediera a ellos lo mismo que le sucedió a Jesús. Y la Iglesia no deja de decir a nuestros fracasos, a nuestros corazones cerrados y temeroso: “Detente, el Señor ha resucitado”.

Pero si el Señor ha resucitado, ¿cómo es que suceden estas cosas? ¿Cómo es que suceden tantas desgracias, enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerra, destrucción, mutilación, revancha, odio? ¿Dónde está el Señor?

Ayer llame por teléfono a un joven con una enfermedad grave, un joven culto, un ingeniero, y hablando para darle un signo de fe le dije: “No hay explicaciones para lo que te sucede. Mira a Jesús en la cruz, Dios hizo eso con su Hijo, y no hay otra explicación”. Y él me respondió: “Sí, pero se lo ha pedido al Hijo y el Hijo a dicho que sí. Pero a mí no me han preguntado si quería esto”. Esto nos conmueve, ha ninguno de nosotros nos han preguntado: ¿Estás contento con lo que pasa en el mundo? ¿Estás dispuesto a llevar a delante esta cruz? Y la cruz va a delante, y la fe en Jesús se viene abajo. Por eso la Iglesia continúa diciendo: “Adelante, Jesús ha resucitado”. Y esto no es una fantasía, la Resurrección de Cristo no es una fiesta con muchas flores. Es hermoso esto, pero no es lo más importante; es el misterio de la piedra desechada que termina por ser el fundamento de nuestra existencia. Cristo ha resucitado. En esta cultura del descarte donde lo que no sirve se usa y se tira, donde todo lo que no sirve es descartado, esa piedra -Jesús- es descartada y es fuente de vida.

Y también nosotros, pequeñas piedras, en esta tierra de dolor, de tragedia, con la fe en Cristo resucitado, tenemos un sentido, en medio de tanta calamidad. El sentido de mirar más allá, el sentido decir: “Mira no hay un muro; hay un horizonte, hay vida, hay alegría; hay una cruz con esta ambivalencia. Mira hacia adelanten no te cierres. Tu pequeña piedra tiene su sentido en la vida porque eres parte de aquella gran piedra, que la malicia del pecado descartó”. ¿Qué nos dice la Iglesia hoy ante tantas tragedias? Esto, simplemente. La piedra descartada no resulta realmente descartada. Las piedritas que creen y se aferran a esa piedra no son descartadas, tienen un sentido y con este sentimiento la Iglesia repite desde dentro del corazón: “Cristo ha resucitado”.

Pensemos un poco cada uno de nosotros en los problemas cotidianos, en las enfermedades que cada uno de nosotros hemos vivido o alguno de nuestros familiares tiene; pensemos en las guerras, en las tragedias humanas y, simplemente, con voz humilde, sin flores, solos, delante de Dios, delante de nosotros mismos digamos: “No sé cómo va esto, pero estoy seguro que Cristo ha resucitado y yo apuesto por esto”. Hermanos y hermanas, esto es lo que quería deciros. Volved a casa hoy, repitiendo en vuestros corazones: “Cristo ha resucitado”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: