Lanza de Dios BLOG

Inicio » Reflexiones » Ciclo C » José Román Flecha » Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor


LA ENTRADA EN JERUSALÉN

24 de marzo de 2013

 

Como tantos otros viajeros, guardo todavía en los ojos y en el alma el precioso recuerdo de un domingo de Ramos vivido en la ciudad de Jerusalén. Colocado, junto a mi grupo de peregrinos, en una pequeña altura junto a la Puerta de los Leones, podía ver el gozoso serpentear de la procesión que bajaba de Betfagé por la ladera del Monte de los Olivos.

Aquella multitud de cristianos, llegados de toda la Tierra Santa, y de muchos países del mundo, cantaba en lenguas diversas la gloria del Señor. Cruzado el vallecito del Cedrón y pasada ya la puerta, la procesión iba a terminar en la iglesia cruzada de Santa Ana, dentro ya de los muros de la vieja ciudad.

Una celebración muy semejante fue descrita ya en el siglo IV por la virgen Egeria, probablemente procedente de las tierras del Bierzo. Aquella procesión recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén, el entusiasmo de los  discípulos que le seguían, pero también el rechazo de la ciudad a la que él venía a traer la paz.

 

ENTUSIASMO Y RECHAZO

 

Recordamos al ciego Bartimeo, que pedía limosna a la vera del camino de Jericó. Enterado de que pasaba Jesús hacia Jerusalén, comenzó a llamarlo a gritos: “Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí” (Lc 18, 38). Gracias a Jesús recobró la vista y, unido a la peregrinación, “le seguía glorificando a Dios”.

Es interesante el comentario de Benedicto XVI a este pasaje: “De repente, el tema ‘David’, con su intrínseca esperanza mesiánica, se apoderó de la muchedumbre: este Jesús con el que iban de camino, ¿no será acaso verdaderamente el nuevo David? Con su entrada en la Ciudad Santa, ¿no habrá llegado la hora en que Él restablezca el reino de David?”

El evangelio de Lucas recoge las aclamaciones de los peregrinos a las que añade el eco del mensaje de los ángeles a los pastores: “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas” (Lc 19,38). Aquella entrada de Jesús suscitaba los mejores recuerdos de las gentes y enardecía las esperanzas de los peregrinos.

Pero al mismo tiempo, aquellos gritos de entusiasmo no dejaron de alarmar a los habitantes de la ciudad de Jerusalén, que se preguntaban alborotados: “¿Quién es éste?” Una pregunta que encontró una respuesta gozosa en las gentes que llegaban con él: “Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea” (Mt 21,10s).

 

EL SILENCIO Y EL MENSAJE

 

Dos actitudes: el entusiasmo de los que peregrinan con Jesús y el escándalo de los habitantes de Jerusalén. Dos actitudes que se repiten a lo largo de los tiempos. Algunos fariseos de entre la gente, inquietados por aquellos gritos, pidieron a Jesús que reprendiera a sus discípulos. La respuesta de Jesús nos interpela también en nuestros días.

• “Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras”. Esas palabras del Maestro son una advertencia para una sociedad que, en diversas partes del mundo, trata de silenciar por todos los medios el mensaje de Jesús y de rechazar al Mensajero.

• “Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras”. Pero esa promesa de Jesús es también un aviso para la Iglesia. Ella ha de saber que, muerto el cantor, no muere el cantar. Son muchas las voces que le recuerdan cada día las palabras y los gestos de Jesús.

• “Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras”. Esa profecía  del Señor interpela a cada uno de los cristianos. Hemos sido llamados a confesar a Jesucristo, como ha dicho el nuevo Papa Francisco en la misa con los cardenales. Si nosotros callamos, el Señor buscará otros mensajeros que sean más fieles a su vocación.

– Señor Jesús, creemos que tú llegas también hoy a nuestra vida. Queremos reconocer el tiempo de tu visita. Queremos acogerte como el enviado de Dios que nos trae la paz. ¡Bendito seas, Señor!

 

José-Román Flecha Andrés


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: